Cómo librarse del asesinato

Me declaro completa y absolutamente fan de Shonda Rhimes. Para los no iniciados en el mundo de las series americanas, os recordaré que es la creadora y mamá de Anatomía de Grey,  Scandal, y productora de la reciente How to get away with murder.

How-To-Get-Away-With-Murder-adriitc-1

De la benjamina de la familia Rhimes es de la que voy a hablaros, que con sólo dos episodios emitidos me declaro muuuy fan. La serie cuenta las vivencias de un grupo de estudiantes de derecho, del que se sabe nada más empezar el episodio que intenta deshacerse de un cadáver. En paralelo y a través de flashbacks, conocemos a estos adorables jovencitos y la profesora de una de sus asignaturas, a la que ella cariñosamente llama ‘How to get a away with murder’, dando así título a la serie, que en español podríamos llamar ‘Cómo librarse del asesinato’. Olé. Ella les plantea casos  e incluso los lleva a juicios, y los mejores alumnos entrarán como pasantes en su propio bufete.

La profa, Annalise Keating, está interpretada por la siempre maravillosa Viola Davis, nominada al Oscar por Criadas y señoras, y que con levantar una de sus cejas deja al alumnado temblando en sus pupitres. La peluca corta que lleva me deja un poco desconcertada, pero lo compensan los vestidos y faldas ajustadas y sus andares particularísimos por los juzgados.

El resto del casting tiene alguna que otra sorpresa, empezando por el chico nuevo, un jovencito negro alto y delgado que resulta muy familiar, y cuando pone cara de sorpresa dices ‘No puede ser…’ Pues sí, damas y caballeros, el chico que interpreta al honesto Wes no es otro que Alfred Enoch, habitual en Hogwarts, y que en catorce años ha cambiado muy poco.How-To-Get-Away-With-Murder-adriitc-3

Otro de los alumnos es Matt  McGorry, aka el funcionario de prisiones bueno de Orange is the new black, aunque su papel diste bastante del otro. Karla Souza, Aja Naomi King y Jack Falahee cierran el círculo de los alumnos, mientras que en el despacho está la siempre perturbadora Liza Weil, habitual en televisión, gracias a la propia Rhimes en Scandal y a la ¿adorable? Paris en Las chicas Gilmore. Charlie Weber es otro de los abogados del bufete, concretamente el guapo y seductor que se acuesta con todas las alumnas de Keating, claro que quién lo culparía, hasta la Glory de Buffy lo adoraba, ¿o era a ella misma?. Otro habitual en televisión, Tom Verica, es el marido de la profesora.

La técnica de los flashbacks y flashforwards (lo mismo pero al futuro, a saber) está muy de moda,  y entre las series de la Rhimes causa furor, al igual que su técnica de casting: Usar a actores más habituales en cine para el papel principal, y los secundarios, todos rostros televisivos muy conocidos.

i.0.shonda-rhimes-vanity-fairHablemos de cifras, porque visto Scandal y los 14,3 millones de espectadores que consiguió How to get away with murder en su estreno, funciona. Y es que la Rhimes se va superando a sí misma.

Anatomía de Grey, con todo el cariño que le tengo, no es comparable a How to get… sería como mezclar el tocino con la velocidad. Y nunca mejor dicho además. Scandal tiene un tono más similar… aunque sigue siendo una serie a la que no considerar en serio.  Curiosamente, las interpretaciones, en especial de los secundarios de la Pope y del líder del mundo libre son excelentes, pero la serie en sí no deja de tener un tono de ¿esto es en serio? Aunque ha que recordar que el creador y showrunner de la serie es Peter Nowalk, lo que con probabilidad sea lo que le hace marcar la diferencia.

Olvídense de estos prejuicios con la de los abogados y los asesinos, en la que las tramas están todas unidas y de manera muy compacta, muy sólida. Sabes desde el minuto uno de emisión que la serie no deja un cabo suelto, y por la seriedad de la puesta en escena que, además, están bien atados.

Además, y en palabras de sus propios actores, la expectación que ha provocado en medios de comunicación y en el público es enorme. Tanto es así que el twitter oficial de People se preguntaba cómo es que no tenía un nombre más ‘hashtageable’ a lo que la Rhimes dijo que no hacía series pensando en su comodidad  para twittearlas.

Esta señora tiene las cosas muy claras y muy bien que hace, porque cada vez va mejorando en su trabajo. Aunque, para la próxima, por favor, que deje de usar el chroma con tanto amor y el copy paste de photoshop, que parece que entre Olivia Pope y Annalise Keating sólo hay un paraguas de diferencia, y créanme que es mucho más.

How-To-Get-Away-With-Murder-adriitc4

Deja un comentario