Bienvenidos al ‘Vikinguismo’

La moda por los habitantes de las zonas más frías de Europa se ha visto crecida en los últimos años gracias a series de televisión, novelas o videojuegos. Parece ser el momento perfecto para amar a los que vinieron del frío.

Todas las culturas han tenido sus quince minutos de fama. El amor por Japón durante el siglo XIX, por ejemplo, supuso que una parte bastante desconocida del mundo se colase en algunas de las grandes obras de artistas como Degas, Monet o Gauguin. En este caso, la distancia entre  países como Francia y los nipones era una  de las razones, por no mencionar las telecomunicaciones o la política.

Sin embargo, Japón está en ‘algo así’ como otro continente. Como diría una abuela

Nadie es profeta en su propia tierra.

history-vikings-600x407

Y es que somos capaces de enamorarnos de una cultura

tan diferente a la nuestra como la de Asia, antes de fijarnos en nuestro propio continente, pero un poco más al norte de la tierra de Harry Potter.

Los llamados ‘vikingos’ se han puesto de moda desde hace unos tres o cuatro años gracias a The History Channel. El canal de historia, clásico de documentales muy interesantes y carísimos, vio el filón de una serie histórica usando la fórmula HBO de las 3 ‘S’: sexo, sangre y story. Permítanme el juego de la doble lengua, que es muy visual.

Tal vez, esta serie basada en las aventuras de un personaje real llamado Ragnar Lodbrok, su hermano Rollo y su esposa Lagerda, sea más del estilo de Los Tudor o Roma que de la propia Juego de Tronos.

Pero los vikingos son mucho más que lo que la serie protagonizada por el ex modelo de Calvin Klein que provocaba accidentes de coche en Times Square. Cada día salen más y más novelas sobre el mundo de los vikingos, documentales y grupos de música que, si bien antes existían para un público minoritario, cada vez acogen a más fieles entre sus filas.

Las webs especializadas, o los artículos sobre los fascinantes hombres que vinieron del frío son cada vez más habituales, así como aquellos que dicen pertenecer a la religión Odinista. Sí, en plena Sevilla del siglo XXI hay cientos de odinistas.

Pero aunque estén muy de moda, hay prejuicios y aspectos manidos falsos sobre la cultura vikinga que se desconocen. El casco con cuernos está desfasado, eso lo sabe todo el mundo, pero que las mujeres no eran las amazonas con pieles de oso ya es otra historia.  Así que si quieren averiguar la verdad sobre los vikingos, preparen un té bien caliente y pasen la página.

¿Vikingos o nórdicos?
Lo primero es lo primero, y para comprender cómo funcionaba la sociedad vikinga hay que saber que este término no es correcto. Los vikingos eran, de hecho, sólo los exploradores y saqueadores, los navegantes.

Es decir que si un señor finlandés del siglo VII era herrero y nunca había salido de su ciudad, no era vikingo. Siento ser yo quien os lo diga, pero así son las cosas.

El término correcto para referirse a toda esta civilización es ‘nórdico’, ya que es la zona a la que pertenecen. Sin embargo está muchísimo más extendido lo de ‘vikingo’ aunque sólo sea una descripción válida para una pequeña parte de la población.

La palabra vikingo no tiene una fuente clara, aunque los teóricos sostienen que la más probable es del Antiguo Nórdico en la que el lexema vik significa bahía o costa, y el morfema ing perteneciente o que proviene de. De este modo queda muy bien explicado el por qué vikingo no describe a todos los nórdicos, sino solamente a aquellos que realizaban expediciones.

viking-boatDentro de los nórdicos existían varios tipos, y probablemente otro de los más famosos sean los berserkers, un guerrero bastante peculiar. Se caracterizaban, entre otras razones, por ser unos hombres muy fieros, que bebían su hidromiel y tomaban setas y hierbas alucinógenas durante la batalla. De esta manera salían desnudos o a pecho descubierto (sic), hacha en la mano, dispuestos a que los dioses les indicaran a quién debían matar. Si era de su propio grupo… algo querrían los dioses de ellos.

Independientemente de que estos señores fueran como fuesen, utilizar el término vikingo en lugar de nórdico tiene una serie de connotaciones negativas. Vikingo es el que iba a un poblado y violaba a las monjas de la pequeña iglesia que saqueaba, era el melenudo con o sin casco de cuernos que grita y sacrifica corderos.

Nórdico, en cambio, es simplemente aquel que viene de los países nórdicos. Evidentemente, que el término popularizado sea vikingo no es casual. El mundo ha odiado siempre a los vikingos.

Culto y orden social
Los vikingos no tenían una religión en sí, ya que no existía un código o dogma que proviniera de sus dioses. De hecho ha sido muy habitual la búsqueda de documentos que pusieran estas normas por escrito. A esto se le llama hoy en día la religión Asatru que, por cierto, mantiene adeptos hoy en día.

Se dice, por ello, que los vikingos profesaban el culto a sus dioses, que vivían en Asgard, el nivel más alto del Yggdrasil, el árbol del mundo. Compuesto por nueve partes, en cada una de ellas se establece un mundo habitado por diferentes seres.

Helheim es el Reino de los muertos, Svartálfaheim el de los elfos oscuros, Nilheim el reino de las nieblas y el terror, Jötunheim el de los gigantes, Midgard es donde habitan los hombres, Vanaheim el de los vanir (un tipo de dios menor similares a las ninfas en la mitología griega), Afeim es donde habitan los elfos de la luz, Asgard el reino delos dioses y Muspelheim el lugar donde habita el fuego.yggdrasil_04

De esta manera, nuestro mundo no es más que una rama de este gran árbol. Este árbol de la vida es habitual en muchas religiones, es una manera de organizar el mundo en torno a la naturaleza. En el cristianismo, por ejemplo, también existen fuentes similares.

Es tan importante que sean estos niveles ya que el padre de la mitología nórdica, Odín, tuvo que pasar por estos nueve niveles para acceder a todo el conocimiento del mundo. Existe un guardián de las puertas llamado Heimdall que es quien controla quién entra y sale de cada mundo.

La jerarquía de los dioses es sumamente importante para ellos y representa gran parte de su cultura y el porqué de su propia organización social. Odín es el rey de los dioses, el padre, porque es el más fuerte y renunció incluso a su propio ojo para poder serlo. Este sacrificio, y el concepto en sí de sacrificio, es fundamental para los nórdicos.

Como bien explica la infografía de The Valkyrie’s Vigil, la sociedad vikinga se dividía en tres partes muy bien diferenciadas y estructuradas, y que para el hombre occidental resultan peculiares:easelly_visual

Los Jarls, una especie de nobles o reyes, que representan al estamento noble de la sociedad. Entre ellos estaba el Konungr, el elegido de entre los jarls para ser ‘el rey’. Esta figura no existía siempre.

Los Karls, llamados también boendr. Eran los hombres libres y representaban a la mayoría de la población. Eran comerciantes, granjeros o campesinos. Los Thraell o esclavos.

Es interesante conocer las diferencias con estos conceptos en el mundo occidental del siglo XXI. Por ejemplo, para los nórdicos el Jarl no era un hombre noble como nosotros lo definiríamos actualmente. Cualquier hombre podía convertirse en jarl sin más que conseguir las alianzas o liderazgo suficiente como para que el pueblo le fuera fiel. Por cuestiones de pura estrategia, era lógico que pudiera pasar de padres a hijos, pero no era un título necesariamente hereditario.

Armas y barcos
En general, para los saqueos y batallas, los vikingos podían llevar las armas que pudieran tener según su nivel adquisitivo. Arcos de madera ( a veces con cuerda hecha del cabello de las mujeres), lanzas y hachas.

Las lanzas eran las más preciadas para los vikingos ya que eran muy baratas y bastante eficaces. Las hachas, en cambio, son el arma estrella para estos saqueadores del norte de Europa. Usaban de diferentes tipos, aunque las más habituales eran las de mango largo, útiles en  las batallas cogiéndolas con las dos manos, o las de mango corto.

ac392a6b94edee86d6990d6adc05cfeb

En cuanto a las espadas, eran muy poco habituales, pese a lo que aparezca en las películas. Eran muy caras y por ello pocos podían usarlas. Los cuchillos, en cambio sí que eran muy comunes.

Sobre sus armas defensivas, como los escudos, solían ser redondos y de madera. Los alargados fueron mucho más tardíos, ya que son los habituales cuando se monta a caballo y se lucha de este modo. Los vikingos se enfrentaban cuerpo a cuerpo.

Los yelmos sólo podían usarlos personas de economía holgada, ya que eran muy caros, y útiles exclusivamente si se dedicaba a la guerra. Los cascos de cuero endurecido y con algún tipo de protección en la nariz eran mucho más habituales.

Por supuesto, NO existían cascos con cuernos, que son un invento de Europa y la (excesiva) historia sangrienta contada en torno a los nórdicos para que resultaran aún más fieros y terribles.

Este es un tema superado, espero.

¿Puedo continuar?

Por otro lado, sus naves o embarcaciones eran lo que marcaba la diferencia principalmente en esta cultura. Los más famosos son los Drakkars, que significa dragones,  llamados así por el mascarón de proa que solía llevar la cabeza de un dragón en madera, además eran largos y estrechos, para resultar muy veloces. Los Snekke llevaban una cabeza de serpiente y eran navíos muy grandes. Estas piezas eran desmontables, ya que para adentrarse por el océano no eran prácticas.

Existían otras naves como la Knarr, el barco destinado para los viajes por el Atlántico; Faering que era pequeña y con cuatro remos, habituales para la pesca y Karve, que era como la knarr pero algo más pequeña.

Mujeres y derechos
Las nórdicas gozaban de mucha más libertad y protección en la sociedad que la mayoría de las mujeres del continente europeo en la misma época. Sin embargo, fruto de la imaginación popular, se ha dado a entender que las mujeres vikingas eran todas ellas guerreras fuertes y sexualmente muy activas.

Nada más lejos de la realidad. Y es que, si bien es cierto que existía la figura de la doncella escudera o skjaldmö, y que en algunos y contados casos acompañaban a los hombres en los saqueos o batallas, la figura de la mujer era completamente diferente.

Para empezar, hay que explicar que la mujer en la sociedad vikinga tenía la función de proteger el hogar. Por ello era muy habitual que supieran pelear con cualquier arma, y que estuvieran en casa, ya que cuando los hombres se iban durante meses o años, eran ellas las encargadas de cuidar de la familia y de la granja. Y proteger de cualquier cosa que pudiera venir. vk_home_with_loom

Por ello, como muchas fuentes especializadas como Laia San José Beltrán, se llevaron las manos a la cabeza cuando en todo el mundo se dio la noticia de que, analizando los restos de los vikingos que colonizaron Irlanda y Gran Bretaña, la mitad eran mujeres. La explicación al hallazgo no era que la mitad fueran vikingas, sino porque aquellos poblados formados por vikingos en la península, eran familias que tomaban esas tierras y establecían ahí su vida. Como los primeros colonos de los que hablan tanto en las películas americanas.

La mujer estaba protegida en la era vikinga. Uno de los pocos delitos penados con la muerte para un hombre nórdico era la violación a una mujer. Los matrimonios de ciudadanos libres podían divorciarse, y si el marido o Húsbóndi y la mujer o Husfreya tenían bienes por separado, estos podían mantenerse así, y los malos tratos eran motivo de divorcio. En muchas ocasiones, la posición social del marido se veía afectada y mejorada por la de su esposa.

Esto no significa que no hubiera mujeres vikingas que fueran escuderas y que acompañasen a los hombres o batallasen con ellos. De hecho, la teoría de que el primer descubridor de América, Erick el Rojo, fuera en realidad una mujer, es algo a tener en cuenta. Claro que la mitología y las leyendas juegan un papel fundamental en la reconstrucción de la cultura vikinga.

Las famosas Sagas como la de Ragnar (del que hablaremos en el siguiente apartado), o la famosa escudera Lagerda pelea con los hombres tiene parte de literatura, por supuesto.valkyrie_by_lady_symphonia-d677c2r

La mitología y su orden de dioses tienen también algo que ver, y es que si las diosas de los vikingos eran mujeres guerreras como la diosa Freya, eso hace pensar que las propias mujeres representasen este rol en la sociedad.

Por supuesto, cuando a partir del siglo X adoptaron el cristianismo como religión, los derechos de las mujeres y sus tareas y comportamientos se vieron muy reducidos, acomodándose al estilo del resto del continente europeo. Una auténtica pena.

Vikingos, la serie
La gran moda por los vikingos que existe actualmente viene fomentada por esta serie de televisión. Estrenada en el año 2013, cuenta la historia de algunos de los personajes más famosos de la literatura nórdica.

La Saga de Ragnar Calzas Peludas cuenta la historia de Ragnar Lodbrok, el descubridor, y las leyendas en torno a sus hazañas históricas, que son ciertas. Su hermano Rollo Lodbrok y su esposa Lagerda son los principales protagonistas, así como los hijos de Ragnar.vikings

Curiosamente, los nombres de estos personajes han sufrido una castellanización desde el inglés actual, y no desde su lengua materna, similar a la ocurrida, por ejemplo con el personaje de Harry Potter, Hermione. En español existe la adaptación del nombre original ya castellanizada, Hermíone, sin embargo en la traducción de la película optaron por pronunciarlo en español desde el nombre en inglés, algo así como ‘Hermión’ sin la tilde. Los personajes Ragnar Lodbrok o Lagerda, son conocidos actualmente en castellano como Ragnar Lothbok o Lagertha usando la ‘th’ anglosajona.

La serie de The History Channel adapta esta Saga legendaria con mucho éxito. Es entretenida, tiene acción, el suficiente sexo como para resultar interesante pero no como para parecer irreal, y cuenta una historia verdadera.

Evidentemente novelada, utiliza a actores semiconocidos para los papeles, muy atractivos, y con cuyo aspecto pretenden representar muchas de las  fases de la moda vikinga. Este tema, por cierto, es poco habitual que sea tratado hablando de los nórdicos, ya que la imagen que tenemos de ellos es la de personas muy fieras en la batalla, pero que se adaptaban con facilidad a las modas que iban creándose.

 Los vikingos en la actualidad
Aunque exista mucha literatura (en el sentido negativo) sobre los vikingos, es innegable que son una cultura que hasta hace prácticamente nada han estado olvidados en las librerías, conformándose con ser el pueblo de un niño de dibujos animados pelirrojo de (por supuesto) casco con cuernos.

Cuando aceptaron el cristianismo como su religión fue el inicio de su fin. Aceptaron sus normas, su dependencia de Gran Bretaña, y perdieron poco a poco su propia idiosincrasia.

Por ello que se hayan puesto de moda en la literatura o en el cine es una gran noticia. Un filón por explotar del que apenas si ha comenzado.

Si en el siglo XIX el amor por Japón que invadía todas las artes pasó a llamarse, no podemos más que decir que bienvenidos seamos a la era del Vikinguismo.

 hervor

 

San José Beltrán, Laia.“Las increíbles mentiras históricas sobre las «promiscuas guerreras» vikingas” (Artículo del ABC Historia para el que he participado asesorando históricamente). (24 de mayo de 2015) The Valkyrie’s Vigil [Blog] Recuperado de: http://thevalkyriesvigil.com/2015/05/24/las-increibles-mentiras-historicas-sobre-las-promiscuas-guerreras-vikingas-articulo-del-abc-historia-para-el-que-he-participado-asesorando-historicamente// [Consulta: 20 de junio de 2015]

San José Beltrán, Laia.“Sociedad Vikinga (I). El papel de la mujer en la sociedad vikingo-escandinava.” (9 de marzo de 2014) The Valkyrie’s Vigil [Blog] Recuperado de: http://thevalkyriesvigil.com/2014/03/09/sociedad-vikinga-i-el-papel-de-la-mujer-en-la-sociedad-vikingo-escandinava// [Consulta: 20 de junio de 2015]

Deja un comentario